Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Los canarios de Norteamérica

Canarias 23 de agosto de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
481112_3628702315100_687550957_n

La Luisiana histórica no se circunscribe al actual estado del sur de los Estados Unidos; en verdad, era el camino francés hacia el Canadá. Este vastísimo territorio perteneció a la Monarquía Hispánica durante unas cuatro décadas. En el último cuarto del siglo XVIII, el rey Carlos III creyó conveniente asentar a isleños canarios en el sur de Luisiana, en consonancia con Bernardo de Gálvez, gran gobernante y militar sin cuyo talento nunca se habrían independizado los Estados Unidos.

La falta de tierras en las islas y la capacidad de adaptación de los canarios, así como su proximidad cultural con América, fue determinante en la realización de este proyecto y de muchos otros extendidos a lo largo del Nuevo Mundo, pues se dice que en Puerto Rico hay más canarios que en Canarias, así como notable fue la presencia canaria en Uruguay y otros territorios de Hispanoamérica. Y eso por no hablar de Venezuela. 

Así, se calcula que llegaron más de tres mil canarios que, en unión con algunos criollos cubanos, así como con algunos baleares y andaluces, echaron raíces en una época de constantes cambios históricos. La absorción del territorio por los Estados Unidos y la decadencia de España ya fue vivida desde allá, en un territorio aislado por su naturaleza pantanosa. Siendo ya ciudadanos de Estados Unidos, sin embargo, mantuvieron su lengua española durante más de dos siglos, frente a sus vecinos acadianos (dialecto del francés) y a una sociedad abrumadora angloparlante. De hecho, la política del "only english" en los colegios acabó mermando el español como lengua vehicular. Sin embargo, los descendientes de canarios siempre han guardado la memoria de sus antepasados y especialmente desde los años 70 del siglo XX, han estrechado sus vínculos con las Islas Afortunadas, descubriendo mucho más acerca de su genealogía. 

Fueron protagonistas de la historia de Estados Unidos desde su independencia, siendo testigos directos de España. 

Los descendientes de canarios de Norteamérica, más conocido como "isleños", son un puente histórico y vivo entre España y América; un lazo de los muchos que nos unen más allá de las erudiciones historiográficas; algo que se respira en el día a día y que nos señala nuestra vocación geopolítica en la geografía y en la cultura. 

Les dejamos algunos vídeos al respecto: 






Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter