Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Holodomor: exterminio físico a través del hambre. Millones de ucranianos fueron masacrados por Stalin.

Érase una vez... 20 de junio de 2020 José Vicente Pascual

Holodomor

En 1932, Stalin decidió condenar a muerte al pueblo ucraniano. Su política de colectivización de la tierra implicaba algo tan sencillo y terrible como arrebatar a los campesinos los frutos y cosechas para trasladar la producción a “centros de distribución” desde los que se repartían a otras zonas de la Unión Soviética. La orgía de corrupción y muerte que llevó aparejada esta campaña colectivizadora no tiene precedente en la historia de las naciones europeas. De esta forma, Stalin “purgaba” Ucrania de aquellos elementos de los que no se fiaba; es decir: de casi todos los ucranianos.

Holodomor-4
Esta barbaridad fue cínicamente “denunciada” en el XX congreso del Partido Comunista soviético (PCUS), tras la caída de Stalin y la ascensión de quien fue durante muchos años su mano derecha: Jrushchov. La puesta en evidencia de “los crímenes del stalinismo” y la declaración reprobatoria aprobada en aquel congreso fueron una burda maniobra del régimen genocida de la URSS para blanquear su imagen, desvincular el sistema establecido de las aberraciones criminales de Stalin y perpetuarse al frente del inmenso imperio del terror instaurado tras la revolución de octubre.

stalin iglesias
Los comunistas contemporáneos, quizás por ignorancia, tal vez por ingenuidad, continúan considerando que “los crímenes del stalinismo” fueron un “error”, una disfunción imprevisible y no deseada que por vía de los hechos, la muerte y la miseria, desvirtuaron el planteamiento teórico (correcto, según ellos) del marxismo. La realidad es distinta. Para el marxismo, la existencia humana no tiene ningún valor; los individuos son elementos irrelevantes y por completo prescindibles, sujetos a la lógica implacable de la historia que conducirá a la humanidad hacia su liberación absoluta, aunque en el camino queden millones de cadáveres y vidas destrozadas. Para ellos ni siquiera el presente y el bienestar cotidiano tienen importancia. Lo que importa es el futuro, y no el futuro de nuestros hijos y nietos sino el devenir histórico “científicamente” determinado por su delirante doctrina sobre la revolución, el papel de las clases trabajadoras en este proceso, la “vanguardia” proletaria y del partido y demás absurdos enunciados por su pequeño dios de la mentira el odio y el genocidio: el intachable pensador y teórico de esta barbarie, Carlos Marx.

No, el stalinismo no fue un “error”. Fue la consecuencia lógica de una doctrina social aberrante, estúpida en sus fundamentos y criminal en sus propuestas. Una doctrina de la que aún no se ha librado la humanidad y a la que hemos de soportar y tolerar los demócratas para que ellos, precisamente ellos, no nos llamen reaccionarios o, directamente, fascistas. Así son las paradojas de la vida, de la historia y de la política.

Te puede interesar

NO DO   Pedro Sánchez y el milagro socialista   El CIS   Pablo Iglesias   Marlaska   Fernando Simón

NO-DO | Pedro Sánchez y el milagro socialista

Los Meconios
Política 27 de mayo de 2020

Pese al desgaste que conlleva estar afrontando la peor crisis de la historia de nuestra democracia, según el CIS de Tezanos, el Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos sigue creciendo en intención de voto. Es un auténtico milagro socialista. Parodia del noticiero semanal del régimen franquista: NO-DO

Lo más visto

Newsletter