Verdades Incómodas Verdades Incómodas

La serie "Vikingos" y la hipocresía globalista

Opinión 16 de junio de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
Espana-TNT-PTV-Telecinco-HBO_1192091209_74920390_667x375

Habida cuenta de la porquería habitual de la programación de unas televisiones cada vez más compradas por nuestros chavistas locales, hace tiempo que me hice aficionado a las series. Una de ellas fue “Vikingos”, cuyo éxito está corriendo por todo el mundo. La dejé y la retomé varias veces, hasta que por fin me enganché en serio. Por la sexta temporada, me impresionó la figura de los rus y su ascendencia escandinava. No obstante, como pronto me especialicé en Historia de América y dejé el medievalismo a un lado, por un momento pensé en que le hubiera metido en la expedición a un descendiente de godos refugiados en Asturias que hubiera ido a parar allí con alguna legación bizantina y hubiera aprovechado el momento para vengar alguna que otra razzia... Porque la verdad es que a los vikingos que intentaron ir de gallitos en Al Andalus les dieron para el pelo tanto moros como cristianos y, sin embargo, de las peores escenas de la serie es cuando arriban a la Península, pues la escenificación más parece de África Central que del islam ibérico.

Pero bueno, a ver si me voy a tener que meter a guionista...

Con todo, pronto mis amigos medievalistas me advirtieron de los errores “históricos” de la serie, que son demasiados. Pasa como con la película “Gladiator”: Un producto muy chulo, pero cero en historia. Para eso, casi mejor que no apelen a personajes históricos y directamente hagan mundos inventados al estilo de “El señor de los anillos” o “Juego de tronos”. Por poner un ejemplo: La armadura de los sajones medievales más parece de los españoles del siglo XVI. Mucha tela. 

Sí es verdad que, en honor a la verdad, algo deja traslucir sobre la forma de vida de los vikingos. Pero para una cosa que acierta, yerra en no sé cuántas. No compensa en cuanto a “historia”. 

Empero, todavía hay algo que me hace reflexionar de esta serie que no hace sino descubrir una gigantesca hipocresía social a nivel global: ¿Cómo es posible que los mismos que aplauden a Black Lives Matter, Antifa y demás aprendices de terroristas comunistas al querer derribar las estatuas a Colón, sin embargo, les encante una serie donde presenta a los vikingos como brutales saqueadores y violadores sin más miramientos que sus supersticiones politeístas? Todos esos que dicen odiar la religión en nombre de la ¿ciencia? y el ¿progreso? ven la serie con un entusiasmo tan infantil como incongruente. Lo mismo que le achacan a los españoles en la más oscura y embustera de las “leyendas” se lo aplauden a una serie televisiva sobre vikingos… 

Y ya puestos, ¿tendrán que pedirle perdón los escandinavos a las Islas Británicas, arrodillarse y besar pies y todo eso? 

Ojo: Que no estoy culpando a la serie “Vikingos” de todo lo que está pasando en el mundo. Lo que estoy diciendo es que muchas reacciones no son sino el lavado de cerebro promovido por una sangrienta hipocresía global cuyos hilos son movidos por entes globalistas como el Foro de Sao Paulo y las ONG de George Soros. ¡Despertemos ya contra esta mentira universal antes de que sea demasiado tarde!

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter