Verdades Incómodas Verdades Incómodas

De Nápoles a Andalucía: Respuestas sureñas a la secularización

Opinión 09 de junio de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
Olor-a-sagrado-e1527770347367

Las gentes del sur de Italia y del sur de España compartimos estereotipos ante el resto de nuestros compatriotas y especialmente gracias a los medios de ¿comunicación?: Tanto el napolitano como el andaluz ocupan figuras de chachas, chistosos, vagos, incultos y juerguistas. En el caso andaluz, nadie repara en la galería de escritores y poetas que han embellecido el idioma hasta sus cotas más altas, siendo que además, el español de América procede de Andalucía con Canarias como constante filtro. El estereotipo siempre es más fuerte con la ayuda de la televisión. Y en ese estereotipo, entra que tanto las regiones del sur de Italia (desde la Campania a Sicilia) como Andalucía somos muy barrocos y folcloristas y así revestimos la religión, despojándola de autenticidad. En el sur de Italia, el imaginario se recubre de mafia, cuando la mafia es tan poderosa o más en el norte. 

Empero, lo real es que las regiones norteñas de España y de Italia son las más secularizadas, mientras que el sur, con todos sus fallos, tiene mucho mayor apego a las tradiciones religiosas. 

Asimismo, si se nos acusa en España a los andaluces de barroquismo y folclorismo, ¿nadie ha pensado cómo las fiestas de los Sanfermines se han convertido en una vergonzosa orgía mundial? Y Navarra, hasta donde yo sé, está bien al norte y siempre presumió de ser una suerte de reserva de religiosidad. 

Sea como fuere, en Andalucía se entera uno de que cuando es Cuaresma, Semana Santa, Corpus o Navidad, porque gracias a esa imaginería que tanto se critica, el motivo religioso está tan presente en las calles como los esplendorosos belenes navideños de tan acendrada tradición napolitana. Así como el sur de Italia mantiene sus hermandades y procesiones, y pequeños altares por las céntricas calles en los que honrar a sus muertos, constituye también un área que mantiene gran respeto por la religión; siendo que Italia, con todo lo mal que pueda estar, no está tan totalizada de marxismo cultural como España. En España, Andalucía lidera las vocaciones sacerdotales; y ello muy a pesar de los pesares, de unos defectos que no pretendemos camuflar ni esconder, pero es que son datos que se omiten y no entendemos por qué.

En España, las regiones tomadas por el separatismo son las más secularizadas; las mismas que hasta hace relativamente poco presumían de ser las más religiosas. Y quien saca más tajada de ello, más todavía que la izquierda, es el islam, que se apodera de Milán como se apodera también de París, Marsella, Londres o Berlín. Y es que el maridaje entre izquierda e islam es un surrealismo muy propio de nuestra época que nos está costando muy caro. Es algo que viene de atrás: En Occidente, las universidades fueron tomadas por los neocomunistas, en el mundo árabe, por los Hermanos Musulmanes. Nada bueno auguraba y de hecho incide bastante en el oscuro, confuso y convulso presente que estamos padeciendo. Con todo, aún las regiones meridionales de Italia y España mantienen viva la llama de la Cuaresma, la Semana Santa, el Corpus, las romerías o las fiestas patronales. Siempre que ello no se pierda, es señal de que hay vida, y mientras hay vida, hay esperanza. 

Te puede interesar

1434643264406l-630x340

Únicos en el mundo

Antonio Bueno
Opinión 04 de julio de 2020

"Pero resulta que también somos únicos en el mundo en otros valores no tan positivos, como por ejemplo el número de habitantes por kilómetro cuadrado"

Lo más visto

Newsletter