Verdades Incómodas Verdades Incómodas

¿Black Live Matters quiere imponer una "guerra racial"?

Internacional 08 de junio de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
continuan-los-disturbios-y-al-menos-40-ciudades-de-eeuu-imponen-el-toque-de-queda-6074089-1

Hay una organización supremacista y neomarxista en Estados Unidos llamada Black Lives Matter, esto es, “las vidas negras importan” en román paladino. En estos días, dicha organización se está haciendo muy famosa debido a que junto con “Antifa”, está liderando el caos desatado en los Estados Unidos a raíz de la muerte de George Floyd, acaecida luego de un terrible abuso policial. Como a río revuelto ganancia de pescadores, Black Lives Matter extiende su violencia contra la policía, la propiedad privada y el comercio, destrozando todo aquello que encuentra a su paso. Los medios de manipulación quieren venderlo como un “estallido social”, pero en verdad estamos ante un proceso subversivo con maneras terroristas apoyado especialmente por los satélites del multimillonario George Soros y con el empuje político del Foro de Sao Paulo, laboratorio de ideas de las narcodictaduras del socialismo del siglo XXI. Quien algo sabe de historia, sabe que eso de las “revoluciones espontáneas” no existe, y conforme avanza el mundo moderno, todavía menos. De hecho, el Partido Demócrata está apoyando este proceso revolucionario, con un Joe Biden que dice que un negro que no vote por él no es un buen negro. 

Black Lives Matter, como buen producto de la agitación comunistoide, aparece siempre que huele oportunismo. Ahora, “casualmente”, aparece luego de que Trump haya sacado a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud. Próximamente habrá elecciones en los Estados Unidos y todo apunta a que Trump pueda ser reelegido, habida cuenta del éxito económico y de la estabilidad política logrados tras el cumplimiento de su programa, un programa que ha hecho que en Estados Unidos el desempleo sea algo en peligro de extinción; así como ha luchado por la vida (siendo el primer presidente estadounidense en aparecer en la Marcha por la Vida de Washington, así como le ha cortado los fondos públicos a las multinacionales infanticidas tipo Planned Parenthood) y también ha sentado las bases para eliminar la censura izquierdista de las redes sociales. 

Todo esto es lo que mueve a Black Lives Matter. No quieren que vaya bien su país, y si con ello pueden ayudar a que las agitaciones caóticas que destrozan tiendas y apalean comerciantes y policías se extiendan por buena parte de Occidente, más se satisfacen. Es la vieja táctica roja de “cuanto peor, mejor”. 

Black Lives Matter no tiene objetividad ninguna: Cuando los terroristas islamistas de Boko Haram matan africanos, ¿ahí no hay manifestaciones ni posteriores disturbios? ¿O es que las vidas importan sólo cuando se le puede sacar algún rédito neocomunista? 

Y vamos más allá: Cuando Sendero Luminoso exterminaba indios en el Perú, ¿esas vidas indígenas no importaban? 

Parece que al terrorismo comunista se le perdona todo y que unas vidas importan más que otras

Con todo, analizando estos sucesos que sobrecogen los Estados Unidos y que ya se imitan en Europa, ¿quiere Black Lives Matter desatar una guerra racial en Norteamérica? Lo decimos porque con la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que adoba toda una mística nacional, el derecho a la legítima defensa (concerniente a la vida personal y a la propiedad privada) está más que insertado en las conciencias tanto de blancos “anglos” como de hispanos (una koiné que abarca a blancos, mestizos y negros) y asiáticos, y no digamos en la de los afros que están siendo víctimas de este enfoque violento y tendencioso; pues como hemos visto en recientes imágenes, gente de toda raza y condición está saliendo a defenderse con armas a la calle. Por ello, reiteramos: ¿De verdad quiere Black Lives Matter una guerra racial? ¿De verdad ha evaluado las terribles consecuencias que esto puede tener para la población negra? ¿No se están dando cuenta de que siendo la población negra el 11% del total estadounidense, pueden colocar a esta población en el ojo del huracán de las iras de propios y extraños? 

Gracias a Dios, notables afroamericanos como Candace Owens están desenmascarando con datos contantes y sonantes esta pantomima de Black Lives Matter y compañía. Y es que como nos recuerda esta activista conservadora, no hay mayor racismo que el de ellos, “Antifa” o incluso el Partido Demócrata, los mismos que siempre utilizan a los negros como carne de cañón para sus espurios fines. La misma Owens fue una vez víctima de más de una veintena de blancos que la sacó violentamente de un restaurante por apoyar a Trump; callando este lamentable hecho racista los mismos medios, grupos de presión y el mismo Partido Demócrata que hoy apoyan la subversión. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter