Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Ser es defenderse

Opinión 06 de junio de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
78346386_1314242908774173_4439137343693127680_n

Ramiro de Maeztu, eximio escritor asesinado por el Frente Popular y autor, entre otros, de “Defensa de la hispanidad”, dijo que ser es defenderse; aforismo que encierra toda una filosofía de vida, una cosmovisión. Porque no en vano, Lucio Anneo Séneca, gran filósofo romano originario de la misma Península que Maeztu, dijo que quien sabe morir, nunca será esclavo. No estamos sólo ante un intelecto, sino también ante un arquetipo que, por desgracia, hemos olvidado en el mundo hispánico, donde seguimos divididos y alienados, inconscientes de nuestra historia y nuestro genio y por tanto, también inconscientes de nuestro potencial. 

En estos días vemos cómo el desorden se apodera de los Estados Unidos al alimón del caso de brutalidad policial que acabó con la vida de George Floyd; con todo, no estamos ante “revueltas”; sino ante un intento subversivo golpista con tintes terroristas cuya dirección de orquesta no está en el “pueblo”, sino en multimillonarios sociópatas como George Soros; así como con el empaque político de un Foro de Sao Paulo que inventó el llamado socialismo del siglo XXI y lo extendió con el empujón del narcotráfico, entre otros. No en vano, ya han sido pillados agitadores provenientes de Venezuela, Cuba, República Dominicana y Honduras, entre otros. ¿Cómo calza eso de que digan protestar por la brutalidad policial y apaleen comerciantes? Siempre en grupo, por supuesto, porque eso del uno contra uno parece no gustar demasiado. 

A todo esto: Ya ha fallecido algún policía negro como consecuencia de estos desórdenes y sigue sin aparecer “Black Lives Matter”, pero lo que sí aparecen cada vez más son banderas castristas y sandinistas. 

Con todo y con eso, los estadounidenses no se van a dejar que los lleven como corderitos al matadero sin chistar tal y como estamos haciendo los españoles. Con todas las consideraciones y matices que se requieran, la famosa Segunda Enmienda les da derecho a la defensa propia (incluyendo la propiedad privada) sin titubeos y muchos, hartos ya de los abusos y los saqueos que nada tienen que ver con el “caso Floyd”, defienden sus propiedades con sus armas, amparados en la ley. Y cuando se ve gente armada a la puerta de su propiedad, los saqueadores parecen amansarse. Aquí vemos que el pacifismo no es más que una herramienta burda que siempre beneficia a los mismos progres de siempre. La realidad siempre supera a la manipulación ideológica. Quien se defiende, sobrevive. 

Los estadounidenses que se están acogiendo a la Segunda Enmienda de su constitución se están protegiendo a sí mismos, a sus familias, a sus comunidades. Están defendiendo su libertad con la iniciativa que les da un espíritu responsable, sabiendo que no todo ha de llegar a través del papá Estado. Muchos ya empezaron a protestar frente a las excesivas medidas de la cuarentena y se plantaron en ciertos capitolios con sus armas, recordándoles a los gobernantes que pretenden darse más atribuciones de la cuenta que son personas libres y que como tales actuarán. 

No es tan fácil domeñar a gente así. Por más defectos que tengan, al menos tienen sangre en las venas y no van a permitir que los conviertan en una dictadura comunistoide. 

Nosotros, en vez de criticar lo que no sabemos o no comprendemos, mejor haríamos en recordar a Séneca y a Maeztu entre tantas otras glorias de nuestro pensamiento y no dejar que nos avasalle más un proceso subversivo castrochavista que nos tiene contra las cuerdas, avasallados por mediocres arribistas y criminales sin escrúpulos que están destrozando lo poco que nos queda de nuestra patria.

Defendámonos y volvamos a ser, porque lo que nos espera es que España no es Venezuela igual que Venezuela tampoco era Cuba. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter