Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Kichi versus Atahualpa

Érase una vez... 05 de junio de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
15905984314812

La penosa y pesada Leyenda Negra hispanófoba tiene muchas ramificaciones y no podría quedarse atrás el alcalde de Cádiz, más conocido artísticamente como “Kichi”. Teniendo a su ciudad con unos números nada halagüeños y protestándole hasta sus votantes, cada vez que llega el día de la Hispanidad se pone como un vampiro ante una cruz, diciendo que no hay nada que celebrar, “porque fuimos allí a matar y violar”. No sabemos si el fanatismo negrolegendario del susodicho tiene algo que ver con que nació en Holanda, pero el caso es que es curioso que los ultraizquierdistas tengan oscuros complejos tan acendrados que pretendan extenderlos a los demás, con esa expresión de “fuimos a matar y a violar”.

Sabemos que Kichi no es ninguna luminaria; no obstante, si entramos fríamente en su frase hecha, tendríamos que 150 españoles con Pizarro a la cabeza lograron conquistar el imperio inca y encima matar y violar a millones de personas sin bombas atómicas ni viagras… Convendrán los lectores en que aquellos conquistadores (entre los que se encontraba el mulato Miguel Ruiz, dato que no suele gustarle a los de la cuerda de Kichi) debían tener una fuerza extraterrestre, como mínimo. Y lo mismo sucedería en México, pues con Hernán Cortés iban apenas 500 españoles (entre ellos, el negro Juan Garrido; otro dato que no le gusta a Kichi). 

Sea como fuere, no es por minimizar la proeza de aquellos intrépidos aventureros, pero la verdad es que los conquistadores nada podrían haber hecho sin millares de aliados indios que, hartos de aztecas o de incas, entre otros, fueron también conquistadores y pioneros de los virreinatos hispanoamericanos, tanto como los notables conquistadores morenos que de las Antillas fueron al continente. Esa fue la clave de la monarquía hispánica: Formar una koiné espiritual y cultural entre gentes diversas. Y eso ni lo entiende ni lo quiere entender Kichi, porque para eso ya está su comunismo con sus más de cien millones de muertos e imperios criminales como el soviético para que encima quiera quitarse culpas denigrando su propia historia. Y hablando de imperialismos, el Foro de Sao Paulo ya lo tenemos encima con la Cuba castrista como madame

Empero, no ofende quien quiere, sino quien puede, y por más que Kichi insista en que “fuimos a matar y a violar” (como hicieron los soldados de la URSS en la Alemania que ya se había rendido…), ¿nos imaginamos que Kichi se hubiera presentado ante un guerrero experimentado, feroz y despiadado como Atahualpa? Apenas lo hubiera quitado de en medio de un escupitajo. No se hubiera ni entretenido de haberle visto nada más que las hechuras. Incluso Moctezuma, cuyo carácter no era tan decidido como el del inca, se hubiera reído ante un rostro que, con el paso de los años y con la ganancia de kilos, se antoja como parecido –físico- a Pablo Escobar pero en plan cómico.

Gracias a Dios, no todos los españoles somos como Kichi, y menos todavía lo eran los españoles del siglo XVI, acostumbrados a pasar dificultades y a luchar contra lo imposible. 

Además, con el paso de la conquista, tanto la nobleza inca como la azteca acabó emparentando con la castellana, pues eran bien conscientes de su sangre noble y no querían juntarse con el primero que pasara. Y de hecho, un descendiente directo de Moctezuma no vacila en intervenir contra la Leyenda Negra de Kichi y compañía.

Kichi versus Atahualpa… ¡Qué malparado sale el gaditano en el anacronismo! 

Por favor, más respeto para Atahualpa, que no en vano está en el Palacio Real.  

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter