Verdades Incómodas Verdades Incómodas

El Grupo de Visegrado

Internacional 25 de mayo de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
S4D_9162

El Grupo de Visegrado es una alianza que constituyen Hungría, Polonia, Chequia y Eslovaquia, tomando el nombre del histórico y homónimo pacto de 1335, cuando el rey Carlos Roberto de Hungría convocó a una reunión en el palacio de Visegrado al rey Casimiro III de Polonia y al rey checo Juan I de Bohemia; acordando éstos un pacto de no agresión así como de colaboración mutua en lo político y lo económico. Como evocación para nuestro tiempo, este grupo cristalizó en una cumbre de los jefes de Estado de la extinta Checoslovaquia, Polonia y Hungría en 1991, encontrándose Václav Havel por Checoslovaquia, Lech Walesa por Polonia y Jószef Antall por Hungría. Liberados ya del yugo comunista, la reunión de aquel trío de países buscaba aquello que se llamaba “integración europea”, que si bien en los 90 parecía el paraíso en la tierra, en pleno 2020 estamos un poco más escépticos.

Con todo, aquel grupo que nació para tres y hoy es para cuatro se convirtió, para sorpresa de tirios y troyanos, en un foco de resistencia y alternativa en Europa. Quizá el más carismático sea Viktor Orban, presidente de Hungría que atesora un bagaje nada desdeñable como activista anticomunista, jugándosela frente al brutal imperialismo soviético. Líder del Fidesz (Unión Cívica Húngara), se encuadra en el grupo de los populares europeos. Sin embargo, no se queda atrás el presidente polaco Andrzej Duda, que pertenece al partido Ley y Justicia. Tanto Hungría como Polonia suenan con vehemencia en su defensa de la vida, la libertad y en su lucha contra la inmigración ilegal, masiva o inadaptada, siendo el tormento de la corrección política. 

Los polacos de Ley y Justicia se encuadran en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, alianza en la que coinciden con Libertad y Solidaridad, segunda fuerza política de Eslovaquia, y también con el Partido Democrático Cívico, segunda fuerza política de Chequia. Cabe recordar que en el Grupo de Conservadores y Reformistas europeos también están integrados Vox, Fratelli d´Italia o Solución Griega, entre otros. 

Así las cosas, el Grupo de Visegrado, compuesto por cuatro países de la Europa central que miran de cerca a la oriental y están orgullosos de sus tradiciones; encarna –por encima de los partidos- el arquetipo de ejemplo y baluarte de los valores occidentales. Son países que, en principio, con tono de soberbia, nadie prestaría atención y que ahora muchos nos quieren presentar como una suerte de demonios atrasados. Empero, dada la situación dramática y crucial que atraviesa España, el Grupo de Visegrado se nos presenta como un espejo en el que mirarse, siendo que la intelectual francesa Marion Maréchal ya ha propuesto la idea de una alianza latina en Europa compuesta por Francia, España, Portugal e Italia. Esto nos podrá sonar mejor o peor, pero habida cuenta del desconcierto que ha provocado el coronavirus, donde han salido muchas realidades e intereses de una burocracia cada vez más ajena para los ciudadanos, se nos impone, dada nuestra circunstancia e identidad, la defensa de nuestros valores e intereses en un contexto más concreto y afín, y los países de Visegrado nos están marcando un camino para emular y construir. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter