Verdades Incómodas Verdades Incómodas

¿Hacia la "federalización" del sur de Europa?

Internacional 20 de mayo de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
euro-pigs-esm

La crisis económica golpeó especialmente a Italia poco antes de entrar en la primera década del siglo XXI. En España nos creíamos que estábamos peor que nadie, pero primero Grecia y luego Italia (países que son de nuestro entorno cultural inmediato por más que nos empeñemos en ignorarlos) nos mostraban durísimas realidades en cuanto a deuda, pérdida de soberanía e inestabilidad política. 

Como pagos de la deuda, tanto a Grecia como a Italia se les exigió acoger a miles y miles de “refugiados” preferentemente de confesión y cultura islámica. El caos social que ello ha generado (advertido por los propios países árabes, con el consiguiente peligro del aumento del yihadismo) ha intentado ser tapado por los medios lacayunos del progresismo, pero entre las redes sociales y los intercambios humanos habidos en países próximos acaban sacando la realidad a la palestra. 

Con todo, ni en Grecia ni en Italia ha hecho tantos estragos el marxismo cultural como España, país que se ha convertido en foco de la totalitaria ideología de género tanto en Europa como en América. 

Puede ser que la Unión Europea quisiera evitar el rescate financiero de España, porque mal que bien, España sigue moviendo mucho capital y es acaso la principal conexión europea de todo el continente americano, desde la Florida (donde hay muchísimas empresas españolas) a la Argentina. Pero una España rescatada no haría sino agrandar el papel de Grecia e Italia como receptora de “refugiados” en una Europa dominada por un eje franco-alemán; por una Francia que sigue practicando políticas coloniales en África (manteniendo así su estatalismo de bienestar) y por una Alemania que salió muy beneficiada de la guerra de los Balcanes; la misma Alemania y la misma Francia que le han seguido vendiendo armas a una Grecia que es el país que mayor gasto tiene en defensa de la Unión Europea debido a su extensa y problemática frontera con Turquía; y la misma Alemania y la misma Francia que sabían que los griegos no podrían pagar. Si tuvieron estos “escrúpulos” con los griegos, no esperemos que tengan más con España. 

Grecia ha perdido totalmente la soberanía de su territorio y más todavía del insular, que ya es dominado por los alemanes. Empero, Grecia no deja de ser un país de pequeñas dimensiones. Italia y España, tanto por tamaño como por población, y no digamos por situación geográfica (del Mediterráneo al Atlántico y en la cercanía con el continente africano), además, pueden ser abono fértil y fácil para experimentos “federales”. Si bien en España existe un artificial y violento separatismo político, en Italia no deja de haber un fuerte separatismo cultural y sociológico, y en tiempos de crisis es más fácil crear y recrear divisiones y enfrentamientos entre los pueblos para mayor beneficio de las oligarquías. 

Ni que decir tiene que la palabra “federal” no la estamos empleando según se practica políticamente en Estados Unidos, Brasil o Alemania, sino como nueva jerga de los oligarcas globalistas en sus sempiternas jugadas de ajedrez mundial. Estos experimentos “federales”, vendrán, además, acompañados de turismo basura de despedidas de solteros, prostitución y borracheras, con los poderosos mafiosos italianos como grandes distribuidores de la droga y España como transportista preferente. El submundo generado por toda esta hediondez será cada vez mayor, pues muchas personas quedarán sin empleo ni posibilidades de obtenerlo por más titulación que tengan; siendo que no les quedará otro camino que malvivir o emigrar. Y emigrar, ¿a dónde? 

España e Italia desgajadas en estados débiles serían unos nuevos Balcanes; no tan cruentos como resultó ser la ruptura de Yugoslavia; y sí mucho más cómodos y hasta apetecibles para los mandamases mundialistas. Recordemos que en Italia y en España se ensayó especialmente la estrategia de la tensión cuando la CIA y la KGB chocaban por más de medio mundo, y que tanto en Italia como en España quedan muchísimos atentados cuya autoría nunca se resolvió. En ambos países se han probado fórmulas similares que han acabado “resultando” para detrimento de sus ciudadanos. 

Sin duda, a Solución Griega, Fratelli d´Italia y Vox (partidos integrados en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos) no les va a faltar el trabajo como núcleos de resistencia sociopolítica del sur de Europa.

 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter