Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Al Andalus contra España: Engañando turistas y aumentando la Leyenda Negra

Opinión 11 de mayo de 2020 Antonio Moreno Antonio Moreno
cover-17523

Soy andaluz, concretamente de Bollullos de la Mitación, un pueblo que está a 16 kms de Sevilla y a pocos kms más de pueblos de la provincia de Huelva. Tuve la oportunidad de vivir en Hispanoamérica, concretamente en la capital del Perú, del 2011 al 2017. Y aunque la Historia del Arte no es mi especialidad (me licencié en Historia por la universidad de Sevilla), me sorprendió muchísimo cómo allá se habla de "influencias árabes" sobre cosas que no son tales, especialmente en la gastronomía y la arquitectura. Y no es por negar dicha influencia, pero recuerdo cuando pasé por el llamado "pabellón morisco" y por más que intentaba verle algún retazo mudéjar, no lo veía por ninguna parte. Luego me enteré que dicho pabellón era llamado "pabellón bizantino" y luego se le cambió el nombre.

En Hispanoamérica se tiende mucho a hablar de “arte morisco” cuando en puridad debería ser “mudéjar”, arte que especialmente influenciado por el norte de África más que por el oriente (lo que le da mayor sobriedad), se fue mezclando progresivamente con románico, gótico o incluso barroco. En Sevilla y Huelva por ejemplo está el gótico-mudéjar que nunca vi en el Perú, donde apenas vi retazos mudéjares en determinados artesonados y otros trabajos de madera; que no son poca cosa ni que tampoco deslucen su patrimonio artístico; es que no se entiende semejante empeño en “arabizar”, ni tampoco en presentar lo árabe como una suerte de pureza incontestable, cuando lo árabe no se entiende sin lo persa o lo bizantino, entre otras muchas influencias. Y lo digo porque parece ser que esas "influencias foráneas" sólo las tiene España pero los demás no. 

Con respecto a los patios limeños, que son preciosos, pero en cuanto a arte mudéjar, la influencia es mucho más limitada. En aquella época estaba mucho más en boga influencias como la renacentista y la barroca; de hecho en Andalucía no es donde más mudéjar hay; es mucho mayor en Aragón y probablemente en algunas partes de Valencia y La Mancha. Reitero: No es por "mejor" o "peor", sino porque desde el siglo XIX, con el romanticismo, en España entró la idea de que las cotas más elevadas y castizas de nuestra cultura eran “árabes” y me sorprende cómo eso se ha proyectado en América, llegándose a hablar en Colombia de "barroco árabe"... Para tales casos, recomiendo especialmente dos obras de Serafín Fanjul, catedrático de Literatura Árabe e historiador especializado en América: "Al Andalus contra España, la forja del mito" y "La quimera de Al Andalus"; donde trata muy bien estos temas. Y es que no en vano Serafín Fanjul vio en Colombia cómo se hablaba de ¡barroco árabe!

Y al final, en todo esto hay un sesgo ideológico, más pronunciado en España que en Hispanoamérica: El intentar presentar a un islam tolerante, civilizado y artístico frente a un supuesto oscurantismo cristiano. Todo sea por alimentar la Leyenda Negra. Primero empezaron los románticos extranjeros, luego cogió el testigo Blas Infante Pérez de Vargas con el “andalucismo” y en nuestros días hemos ahí a la izquierda que tanto presume de laicismo apresurándose a felicitar el Ramadán y a denostar todo aquello que suene a cristiano occidental para alabar un Al Andalus cuya historia en el fondo les viene al fresco, mas que intentan utilizar para dividir y alienar al pueblo español. Si esto se utilizara sólo para engañar a los turistas, tendría cierta gracia; pero por desgracia, lo que hay detrás es mucho peor, porque no se trata sólo de manipulación, sino de odio. Y odio a nosotros mismos, que es el odio más enfermizo que puede haber. 

A todo esto: Los romanos estuvieron siglos en el norte de África y a nadie se le ocurre llamar “latinos” a los magrebíes; sencillamente, porque ahí el sesgo ideológico no calza. Y así con todo. 

Te puede interesar

WhatsApp Image 2020-06-30 at 19.37.18

ADIÓS REFUGIO EDMUNDO HERRERA

Antonio Bueno
Opinión 01 de julio de 2020

Señores del Cabildo y del Parque Nacional, la verdadera gestión del Parque pasa irremediablemente por su protección, y esta pasa inexorablemente por devolver a este entorno su carácter natural y salvaje.

1434643264406l-630x340

Únicos en el mundo

Antonio Bueno
Opinión 04 de julio de 2020

"Pero resulta que también somos únicos en el mundo en otros valores no tan positivos, como por ejemplo el número de habitantes por kilómetro cuadrado"

Lo más visto

Newsletter