Verdades Incómodas Verdades Incómodas

Normales, Normalizadores Y Normalizados

Opinión 01 de mayo de 2020 Francisco José Carrera de la Fuente


“Es una persona normal”, “lleva una vida normal”, etc…. frases como éstas las decimos continuamente.

Lo normal, significa así lo corriente, lo que todo el mundo entiende. Lo normal también se refiere a las consecuencias de nuestras acciones que todo el mundo espera que ocurran: “si no estudias, suspendes: normal”, “ le has insultado y se ha enfado: normal”. Lo opuesto a lo normal es lo raro, lo extraordinario. Sin embargo, lo normal y lo raro, lo corriente y lo extraordinario conviven “con normalidad”. En definitiva, lo raro y lo extraordinario son también normales.

Pero ¿existe la normalidad?. La normalidad al contrario de lo que se piensa no es sinónimo de homogeneidad. Muy al contrario normalidad tiene que ver con tres valores: libertad, igualdad y búsqueda de la verdad.

La libertad como elemento esencial y constitutivo del ser humano, nacemos libres y como tales libres de pensar y actuar y de asumir o no determinados valores, ideas, etc…..

Igualdad, ya que reconocemos a los otros como nuestros iguales, iguales en dignidad, en libertad y como tales podemos entendernos.

Lo normal implica la búsqueda de la verdad mediante la razón, de forma que cuando algo es irracional, decimos que no es normal, es incomprensible

Todas estas características de la normalidad se engloban en lo que se llama SENTIDO COMÚN.

Sin embargo, en todas las épocas, aparecen los “normalizadores”, los iluminados con la “genial ideica”, ellos tienen el remedio de todas las injusticias, el secreto de la felicidad.

El problema son las personas normales, pobres diablos atrasados, deben ser “normalizados”. Para ello el “normalizador” utilizará todos los medios del poder político, económico, mediático, etc…. e incluso violento (ej. Venezuela).

Las personas normales, con sentido común, pasan así a ser “normalizados”, se les imponen nuevos modelos, comportamientos, pensamientos, …. Lo normal ya no existe, solo existe lo normalizado: el pensamiento oficial. Los disidentes, los rebeldes, pasan a ser no sólo raros, sino a estar marginados, perseguidos.

El ejemplo más indisimulado de este fenómeno en la actualidad son las políticas de “normalización lingüística”, cuya verdadera pretensión liberticida es el control político, desnaturalizando así la esencia del lenguaje como vehículo de expresión y de comunicación, o determinadas “políticas de igualdad” que prescindiendo de la libertad y la razón desembocan en un igualitarismo insoportable y en una discriminación injusta. 

Espero no ser nunca ni normalizador ni normalizado, prefiero ser normal. ¿Y usted?

franciscojosecarreradelafuente

Francisco José Carrera de la Fuente
Diputado regional del Grupo Parlamentario Vox.

Te puede interesar

WhatsApp Image 2020-06-30 at 19.37.18

ADIÓS REFUGIO EDMUNDO HERRERA

Antonio Bueno
Opinión 01 de julio de 2020

Señores del Cabildo y del Parque Nacional, la verdadera gestión del Parque pasa irremediablemente por su protección, y esta pasa inexorablemente por devolver a este entorno su carácter natural y salvaje.

Lo más visto

Newsletter