Verdades Incómodas Verdades Incómodas

La Montaña Roja y su incomparable playa La Tejita están en peligro.

La montaña mágica paraíso único, con belleza indescriptible; hoy es amenazado por el hombre y su herramienta más letal, el cemento.

Montaña Roja 24 de abril de 2020 Alfonso Caride Alfonso Caride
WhatsApp Image 2020-04-24 at 13.57.27
Begoña Alonso

Erase una vez...

Bien podría comenzar así este texto ya que el entorno es digno de cuento, cuento que algunos se empeñan en que acabe mal con sus ansias de construir un hotel a pie de mar sin respetar, ya no la lógica y la estética, sino  tampoco las leyes que impiden que este atentado a la naturaleza se produzca.

Parece que los intereses de las empresas, de los políticos... de Don Dinero, quieren imponerse nuevamente a la naturaleza y a la Ley.

El año pasado Costas dio orden de paralizar y volver al estado original esta inigualable reserva natural y así proteger el campo de dunas móviles y la fauna que se sitúa en esta misma ubicación.

Los que amamos la Montaña Roja, los que amamos La Tejita nos encontramos tristes y desolados contemplando como el Hotel va avanzando e invadiendo nuestro lugar de recreo, de risas, de desconexión, de contemplación; el lugar donde hemos pasado tan buenos momentos con nuestros hijos, con nuestros amores, con nosotros mismos...

Soy emprendedor y respeto los esfuerzos y el bien hacer de quienes arriesgan para llevar sus negocios adelante, de quienes luchan por un futuro mejor, de quienes apuestan y crean empleo pero veo completamente innecesario cometer esta semejante e irreparable traición a nuestra naturaleza.

Las partes deben sentarse y buscar una solución donde nadie pierda y la que gane sea nuestra Tejita, nuestro entorno y en definitiva nuestra naturaleza.

Creo en soluciones razonables, creo en acuerdos entre partes. Creo que se debe buscar una ubicación próxima en donde la constructora pueda llevar a cabo su proyecto, hacer su negocio y crear puestos de trabajo para nuestros vecinos.

Hay que hacer las cosas bien, debemos salirnos del mundo del "pelotazo" para acercarnos al mundo de la armonía con nuestro entorno. Los promotores deben reflexionar y abordar a más el problema añadido de contaminación de las aguas que (ya hoy en día sin hotel y 900 huéspedes por venir) es un problema grave en nuestras playas.

Recordemos hace pocos meses nuestras arenas de Granadilla cerradas por alta contaminación debido a la falta de tratamiento de las aguas residuales.

Ojalá el cuento pueda cambiar su final, estamos a tiempo. Hay que sentarse a negociar señores, el tiempo pasa y la naturaleza llora.

S.O.S Tejita

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter